El temido momento de mudarse de casa

Tanto si has comprado como vendido una vivienda, siempre llega ese momento tan poco deseado por la mayoría: La mudanza.

Toda mudanza genera caos, desorden y suciedad, pero también es un momento fantástico para aprovechar a deshacernos de todos esos objetos que ya no utilizamos desde hace tiempo.

Mudanza

Cuando estás en pleno proceso, parece que el momento de terminar con la mudanza nunca llegará, pero si te organizas bien, sabes por dónde empezar y cómo afrontarla, el proceso resultará mucho más corto y exitoso.

QUÍTATE EL MIEDO A LA MUDANZA

  • Lo primero de todo, planifica: ¿Cómo vas a hacer la mudanza?

Si vas a ser de los valientes que deciden hacerla ellos mismos, tal vez necesites alquilar un vehículo especial, solicitar los permisos necesarios, hacerte con varias cajas (probablemente más de las que crees), cinta de embalar, papel de burbuja, tijeras, etiquetas...

Una alternativa sería buscar ayuda. Hay muchas empresas que se encargan de realizar mudanzas, pero no todas son fiables. Debes tener mucho cuidado a la hora de seleccionar una, piensa que vas a poner todas tus pertenencias en sus manos.

Busca una empresa que te genere confianza, que te ofrezca garantías, un seguro y contrato de mudanza. Revisa opiniones de clientes que hayan trabajado con ellos y asegúrate que se encargarán de gestionar los permisos necesarios. Pregúntales por los plazos para la carga y descarga y, si tus pertenencias deberán pasar una noche en el vehículo, asegúrate dónde va a estar estacionado.

Si te resulta complicado elegir una empresa para confiarles la mudanza, pregunta a tu asesor inmobiliario, seguramente pueda recomendarte uno de confianza o incluso gestionar todo el proceso por ti.

Nueva llamada a la acción

  • Pon a punto la casa en la que vas a entrar a vivir:

Haz las reformas necesarias, revisa la iluminación, pinta y limpia la vivienda.

Te resultará mucho más fácil pintar una vivienda vacía y sin muebles. Conseguirás que tus pertenencias no se manchen y, en muy pocos días, tendrás la casa pintada porque el ritmo de trabajo será muy alto al evitar la tarea de apartar y proteger muebles.

Mudanza

  • Haz la mudanza más ligera:

Aunque te parezca que no, todos acumulamos más cosas de las que creemos y necesitamos. Revisa todo lo que tienes, valora si lo vas a utilizar en tu nueva vivienda, recicla lo que no se pueda utilizar más y dona todo lo que pueda tener una segunda vida.

  • Piensa antes de empezar a embalar:

La organización es la parte más importante en una mudanza. Empieza por estancias concretas y comienza a meter en cajas objetos similares (las mantas con las mantas, los libros con los libros...) Así te será mucho más fácil organizar la descarga y colocar de nuevo los objetos en su lugar.

No te olvides de etiquetar las cajas una vez cerradas para saber qué contienen.

Las cajas más pequeñas deben ser llenadas con los objetos más pesados, para que te cueste menos moverlas. Utiliza las cajas más grandes para meter objetos más ligeros y voluminosos.
QUÍTATE EL MIEDO A LA MUDANZA

  • El menaje de cocina:

Embala la vajilla por separado y con mucho cuidado. Utiliza papel de burbuja para proteger los objetos más delicados. Las copas y los vasos debes envolverlos uno a uno. Coloca una etiqueta de "frágil" en estas cajas y a todas aquellas que contengan objetos delicados.

Mudanza

  • Los armarios de ropa:

Para la ropa que tengas colocada en perchas, existen cajas específicas con barras interiores que te permitirán llevar la ropa de tu armario a la caja (y viceversa) rápidamente, sin tener que sacarla de las perchas.

Una alternativa sería utilizar bolsas o maletas, que son más fáciles de transportar.

  • Lava todo lo que puedas antes de meterlo en cajas:

Porque si no, cuando llegues a tu nuevo hogar, además de tener que desembalar y colocar, tendrás que ocuparte de empezar a poner lavadoras.

No te olvides de limpiar alfombras, cortinas, estores, mantas...

  • Descarga y desembala en orden y por partes:

Llegados a este punto, ya tenemos claro que el orden es clave durante todo el proceso. Descarga y monta primero los muebles y coloca los objetos más pesados. Después continúa con la cocina, las cajas, bolsas y maletas de ropa y deja para el final los objetos de decoración.

Mudanza

  • Y para terminar, ¿Qué debes mantener contigo?

Lleva tú mismo las cosas importantes para ti, de mayor valor sentimental o material. Te dará tranquilidad y evitarás que puedan estropearse o extraviarse.

Como seguramente vayas a pasar varios días viviendo en el caos en tu nueva casa, te recomendamos que lleves una "maleta de supervivencia", eso sí, que sea pequeña. Lleva lo que vayas a necesitar durante los primeros días: algo de ropa, productos de aseo personal o lo que necesites para el trabajo.
Nueva llamada a la acciónY no olvides que, cuando estés instalado en tu nuevo hogar, todo este proceso habrá valido la pena.

¡Mucha suerte!

Topics: Vender Villa Costa Blanca, Servicios Jetvillas, Comprar Villa Costa Blanca, Inmobiliaria, Guía, Costa Blanca

¡Recibe las novedades!

Artículos recientes